viernes, 17 de junio de 2011

Esquilar en Noguera de Albarracín


Quiero con este artículo en el Blog agradecer a Pedro, hermanos, sobrinos y familia en general, la oportunidad que me han dado de poder esquilar junto a ellos, aunque solo fuera por unas pocas horas.

Quizá mucha gente no entienda como se puede agradecer algo así, pues es un trabajo duro (mis riñones aún me lo recuerdan), un poco sucio al realizarse en condiciones de calor dentro de la nave ganadera, e incluso con un valor económico muy inestable, con gran volatilidad del precio de la lana de un año para otro. Sin embargo la experiencia fue muy positiva al poder compartir unas horas con esta familia de ganaderos, pastores ya experimentados, que me fueron transmitiendo experiencias y recuerdos de como había evolucionado la actividad del esquileo. Por último también permitió dar satisfacción a mi inquietud sobre este tema.

Creo necesario que este oficio, en peligro de extinción, se mantenga y se reconozca, al ser una pieza más en el la gran cadena que soporta la sostenibilidad de los entornos rurales, así como sus rentas.

Bueno aquí os dejo unas fotos del gran momento de gloria, espero no haber hecho sufrir mucho a las ovejas ni haber mellado la paciencia de Pedro. ¿Pasarán a la posteridad?.

Saludos desde los Alojamientos Rurales Las Cárcavas


1 comentario:

  1. Hola! En las fotos se ve que se esforzaron mucho, jaja. Parece que ha sido una muy linda experiencia. Yo tambien pude vivirla una vez que estuve parando en algunos hoteles en bariloche... Saludos!

    ResponderEliminar